25 enero 2009

HISTORIA del MATE



Desde sus orígenes más remotos

A los fracasos de colonización de Ayolas, Domingo Martínez de Irala toma el mando y en 1554 inicia una expedición a las tierras del Guairá (actualmente estado brasilero). En estas tierras algo le llama la atención a los españoles; la buena talla, vigor físico y excelente estado de salud de los aborígenes.
El secreto de estas buenas cualidades, es la causa de beber en calabazas naturales por medio de canutos de caña una infusión de hojas proveniente del árbol Caá. Según la historia guaraní su dios Tupá les había concedido ese árbol, como don de salud y vigor a sus antepasados payés de la tribu.
Esta expedición de regreso a Asunción expande la novedad y se entorna vicio desde los superiores hasta la más humilde población.
Este vicio hacía que sus ingresos eran gastados en Yerba Mate. No obstante de lo ocurrido, la iglesia califica a la Yerba cosa del demonio por sus principios hechiceros de su creador Tupá, y es prohibida.
En la campaña contra el mate un fraile la caracteriza como afrodisíaca, obteniendo resultados opuestos a sus objetivos, creando el auge de esta infusión.

No tardaron en usar los yerbatales naturales como medio de exportación para beneficiar la economía; creándose como consecuencia, la esclavitud de muchos indios.
Esta posición de los nativos mejoró en el siglo XVII por órdenes del rey Felipe III.
Para mejorar la condición de vida indígena se crean las misiones; teniendo como principal recurso económico la explotación de sus propios campos de Yerba Mate. Al transcurrir el tiempo esta bebida se va consolidando en toda la población.

Según sea la manera en que se prepare esta bebida, se la distingue como:

* Mate amargo, verde o cimarrón: es el cebado sin azúcar.
* Mate dulce, preparado con azúcar.
* Tereré, mate amargo cebado con agua fría.
* Mate cocido o yerbeao, el que se prepara más o menos como el té.
* Mate Cebado (dulce o amargo) el que más se consume.

No hay comentarios:

Publicar un comentario